Desde aquí puedo ver la cima

Yo soy FEMINISTA. Sí, me habéis leído bien: FEMINISTA (ruego véase significado en la RAE) Y desde donde estoy puedo ver la cima. Está justo ahí, a unos metros.

Atrás quedaron aquellos años en los que no podíamos votar, ni teníamos derecho a opinar, a trabajar, al sexo, a la educación o al ocio. Si miramos atrás nos encontraremos con las cazas de brujas, las mutilaciones, los maltratos públicos y vejaciones privadas (también se vale mirar a otro lado para ver todo esto, no sólo hacia atrás). Y veremos que unos metros más abajo, eramos simples ciudadanas de segunda.

No nos olvidemos de las que, bastantes metros más abajo, siguen en ese estadio.

Y creo que es obligado recordar a las que hemos perdido por el camino, que son muchas. Y a las que, en muchas ocasiones con cierto tufo peyorativo se las llama FEMINISTAS, y que es gracias a ellas hemos conquistado esos derechos que antes sólo pertenecían a los varones.

Tampoco nos debemos olvidar de ellos, que han habido, hay y habrán, que también fueron pioneros en esto del FEMINISMO o amantes de la libertad. Y lo que os queda queridos, y es lo peor de todo es que  estoy convencida que, cuando llegue, que ha de llegar, la incorporación masiva del hombre a las responsabilidades familiares más allá del tema económico, os va a sorprender lo que lo vais a disfrutar , a excepción de la plancha y otras tareas del hogar, que debo reconocer son un invento de Satanás.

Es mucho lo que hemos avanzado ¿Verdad? Mucho. Tanto que sería estúpido parar ahora que vemos la cima no la queramos alcanzar, que no sigamos luchando por la equidad, la igualdad, y la paridad social.
¿Crees que tú no aportas nada a esta evolución social? Prácticamente todas lo hacemos, desde esas madres responsables de la educación de sus hij@s que lo hacen basadas en el respeto y en la igualdad hasta las directivas más arrolladoras que demuestran que también es nuestro lugar.

Y querría acabar mi escrito haciendo algo un poco sin sentido que es dedicar esta entrada a alguien que hace ya muchos años que no está en la vida y a la que nunca tuve la oportunidad de decirle que, si hoy sé utilizar con propiedad y sin complejos la palabra feminista es, en buena parte, GRACIAS A ELLA.



Para ti Susana y para todas las mujeres que aportan su granito de arena diario: GRACIAS

Escrito por Verónica Mar de Bokamanga.com.


¿Te ha gustado?

2 comentarios:

  1. Yo también soy feminista.

    feminismo.
    (Del lat. femĭna, mujer, hembra, e -ismo).
    1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.
    2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.

    La primera definición es un poco carca, pero aún así es entendible como igualitaria, pero la segunda es clara como el agua.

    Bss,
    C.

    ResponderEliminar

¡Hola! No te lo pienses, tus comentarios y opiniones son siempre bien recibidas en mi blog.
¡Gracias!

¿Quieres seguirme a través de Facebook?